¿Vacaciones? ¡Cuidado con cómo las financias!

Hace ya más de una semana que comenzó la operación salida. Sol, playa, montaña, viajes, desconexión… las ansiadas vacaciones han llegado por fin. Sin embargo, y basándonos en los últimos datos ofrecidos por el INE, un tercio de los hogares españoles no puede permitirse unas vacaciones de, al menos, una semana. Por ello, es de vital importancia conocer en profundidad las diferentes alternativas para financiar tus vacaciones para que la factura final sea lo más asequible posible.

Pink piggy bank on a beach with sunglasses and beach towel.

Financiación de agencias de viaje, préstamos personales, tarjetas de crédito, adelanto de nómina, créditos rápidos… hay un amplio abanico de posibilidades, pero ¿cuál es el que mejor se adapta a tu bolsillo? El comparador financiero y de préstamos online WannaCash.es indica que lo más importante en estos casos es saber cuál es el interés que te van a cobrar por darte el dinero que necesitas: para ello suma las cantidades amortizadas mes a mes y compara esta cifra con el dinero que solicitaste. El resultado serán los intereses que vas a pagar.

Aunque lo cierto es que la situación ideal sería no pedir financiación externa… si no tienes más remedio que hacerlo lo primero que tienes que hacer para decantarte por una u otra opción es tener claros varios aspectos: cuánto dinero necesitas, qué plazos de vencimiento barajas y cómo lo quieres devolver.

Préstamos personales o al consumo. De esta manera puedes conseguir hasta 10.000 euros a devolver en un plazo de 2 ó 3 años y a un coste medio de entre el 7% y el 10%, según indican las propias entidades financieras. Son unos intereses bastante competitivos, el problema es que el proceso de concesión puede tardar hasta un mes, sin olvidar que el banco puede terminar denegándolo.

Tarjetas de crédito. Sí, es una alternativa que, en principio, es muy rápida y cómoda, sin excesivos papeleos. Pero el importe que puedes gastar es más restrictivo y los intereses son mucho más elevados, rondando en la gran mayoría de ocasiones el 25%.

Anticipo de nómina. No es una opción muy popular, pero sí eficaz. Dependiendo de tus circunstancias económicas, el banco podría llegar a ofrecerte de 1 a 6 meses de adelanto. Obviamente, si estás al corriente de todos los pagos, y tienes tu nómina domiciliada desde hace mucho tiempo en ese banco, tendrás más posibilidades de acceder a una cantidad mayor. Además, los anticipos de nómina suelen tener unos intereses bajos y cobrarte únicamente entre un 3 y un 5% de comisión de apertura. El pero es que el plazo para devolver dicha cantidad suele ser siempre inferior a 12 meses.

Minicréditos y créditos rápidos. Es la opción más rápida y cómoda, puesto que puedes conseguir hasta 1.000 euros en apenas unos minutos. Sin embargo, el plazo de devolución suele ser de 30 días y, debido a sus características tan particulares y beneficiosas para el cliente, tienen unos intereses más altos. Si bien es cierto que, debido a la alta competencia en el sector, puedes encontrar primeros créditos gratuitos, es decir, sin intereses ni comisiones.



Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies